Este es un texto desde Grecia publicado por lxs compas de totalxliberation con el que coincido totalmente y acerca de un tema que creo que es muy importante en la lucha por la liberación animal y sobre el que la gente que hacer llamarse por “los derechos animales” debe reflexionar.

El texto está traducido al castellano desde su traducción al inglés por Contrainfo. Por no marear la lectura del texto con palabras neutras con “x” o poniendo los dos malditos géneros, he decidido traducirlo todo sólo con uno. Quien se sienta ofendido/a/e… que no lo lea.

hurt¿Derechos animales o liberación animal?

Algunos pensamientos dispersos sobre liberación, anarquía y la vida.

Individualidades, activistas, y miembros de organizaciones dentro del movimiento por los derechos de los animales o liberación muy amenudo expresan diferentes opiniones y criticas a cerca del tema de los derechos por un lado, y el de la liberación por otro. Para poder tener una idea más clara sobre este echo, tenemos que analizar desde más cerca ambos significados. Para empezar, la noción común de “derechos” es dar a alguien el derecho legítimo para hacer o tener algo. En otras palabras, los derechos tienen que ser primero institucionalizados, para poder ser más tarde concedidos. Muchos activistas se auto-atrapan en el sentido y la idea de los derechos animales y la democracia. Lo primero de todo, la democracia presupone la existencia del Estado, las leyes e instituciones que hacen del gobierno legitimo -no importa si la democracia es directa o indirecta, ambas constituyen una democracia, un estado soberano. Pero nuestra lucha no puede incluirse en los estrechos límites de la democracia. Nosotros llevamos a cabo una lucha anarquista con el objetivo totalmente opuesto, por ejemplo, la bolición de la democracia, el capitalismo y el Estado, de la misma manera que la destrucción de toda manera de opresión y dominación. La idea de los derechos en sí misma presupone la continuación de lo mismo o de un sistema distinto de gobierno, legislación y esclavitud. Los derechos animales y humanos necesitan de las legislaciones e instituciones, y en última instancia de aquellos considerados competentes para imponer la ley, añadiendo así más dependencia de dominadores y reglas. Nosotros por lo tanto llegamos a la conclusión de que los derechos animales es una idea de garantizar más libertad a los animales- es decir, jaulas más grandes, más métodos humanos de matanza animal, etc. Los activistas por los derechos animales desean que a los animales se les conceda un sentido de libertad que nunca se opone a la raíz de la causa de su explotación: la opresión llevada a cabo por los seres humanos y su civilización, sus naciones, estados, leyes, máquinas, fábricas, centros comerciales, peleterías, o sus pacíficas casas. Y sobre todo, los derechos que estos llamados activistas alternativos por la legitimidad quieren institucionalizar por el bien de los animales son siempre antropocéntricos, de la misma manera que el sistema al que sirven y al cual necesitan. A veces, esta causa específica puede volverse extremadamente monotemática. Desde que se vuelven vegetarianos o incluso veganos, terminan en ese punto, y ven que ese es un fin en sí mismo, como si hubieran hecho su parte, como si eso fuese su “lucha”. Así han boicoteado la industria de la carne y los lácteos, pero han empezado a adorar la industria vegana, la cual es otra industria capitalista que viola la Tierra y explota a humanos trabajadores. Por ello, estos alternativos, burgueses animgos de los animales tienden a sentirse completamente compasivos ya que hacen de su amor por los animales un fin en si mismo, tomando parte en protestas pacíficas, piquetes, boicots de consumo, y firmando peticiones para la solución de varios problemas -por supuesto, trabajando siempre desde dentro del sistema.
Por otra parte, muchos de ellos están caracterizados por sus injurias en contra del movimiento militante por la liberación animal, en el cual individualidades o grupos arriesgan sus vidas por la liberación de los animales y de la tierra saliendo a la calle a quemar a las compañias propietarias, a organizar manifestaciones combativas que se enfrentan a los protectores de la ley, para liberar a los animales y darles el “derecho” de poder decidir por sus propias vidas, y en general llevar a cabo acciones directas que sí que representan una verdadera amenaza al sistema capitalista, el cual valora todo basándose sólo en el dinero y los daños materiales.

Por otro lado, la Liberación Animal, o simplemente liberación en este caso, es la idea de luchar no simplemente por la libertad sino por mucho más que eso: por la liberación de nosotros mismos, de los animales y de nuestro entorno de las garras del Estado, la opresión, dominación y civilización. La Liberación Animal no puede ser sólo una lucha de un sólo objetivo, porque está inevitablemente conectada a la liberación humana y de la tierra de la misma manera que lo está el movimiento por la liberación total. No está de ninguna manera relacionada con la legalización de algún tipo de derechos, o con la superioridad de algunos para decidir quién y qué va a ser libre o no, en nuestro mundo de libertad deseado. Es por el contrario una lucha por la vida fuera de las cadenas de la opresión, esclavitud, domesticación, miseria, y quebrantamiento de nuestros sueños y deseos. Nosotros renunciamos rotúndamente a los derechos civiles que se nos han concedido; porque reconocemos uno y sólo un derecho en este mundo: vivir nuestra vida como seres libres, sin tener a nadie ni a nada por encima de nosotros controlando nuestras opciones. Liberación en su máximo sentido y esencia va más allá que cualquier ideología y política. Nosotros no exigimos más libertad para los animales no humanos de las manos de sus opresores, del mismo modo que no deseamos regatear nuestra propia libertad de las manos de ningún jefe o dominador. Nosotros no buscamos el liberarnos nosotros mismos, o a otros, a traves y desde dentro de su sistema sino a través de la destrucción de sus estados, sus leyes, sus instituciones, sus industrias y su civilización, que domestica los impulsos salvajes por una guerra constante sobre todo tipo de dominación y alienación de la libertad en sí misma.
Incluso sabiendo que nuestros sueños no serán realizados en su totalidad, estamos más que seguros de que nuestra lucha es nuestra vida; dentro de nosotros domina la necesidad de difundir el fuego por la liberación, los pensamientos de nuestros deseos individuales, y la acción directa contra nuestros enemigos, que siempre han dejado muy claro quienes son.

La historia de la humanidad desde su creación de la civilización nos ha mostrado claramente que la opresión, domesticación y posesión de todo lo existente en el planeta son algunas de las causas de la explotación de todos los seres vivientes. El sufrimiento causado por la especie humana no se puede resumir en un articulo, ni siquiera ser señalado en un volumen, pero tampoco seria necesariamente funcional o esencial el hacerlo. El demostrar la miseria y el dolor causado por su civilización mortal es sólo una pequeña parte de esta guerra horrorosa. Sólo puede servir de base psicológica y teorica en la cual nuestros pies se tienen que posar firmemente para llevar a cabo más acciones en contra de todo lo que nos tiene cautivos -no sólo a nosotros, sino también a otros seres de este planeta. Ningún Poder podrá ser aplastado con sólo palabras y papeles, sino con acciones y rebelión. No debemos buscar nunca menos que la total liberación de la Tierra, los animales y los humanos, ni nunca debemos supeditar nuestra libertad, que sólo nos pertence a nosotros. Hemos nacido para ser libres, pero estamos viviendo en una prisión llamada civilización. Por lo tanto la única opción que tenemos naturalmente es dedicar nuestra vida a luchar por la liberación, a destruir todos sus edificios, y a centrar nuestros deseos en el aquí y ahora. Nada más y nada menos.

Por la Anarquía.

totalxliberation

Anuncios